La Tercera Batalla de Nereb Madgulu, 132 A.C.

Los aromas de sudor, sangre y miedo son tan espesos en sus cuerpos que incluso los mismos humanos pueden olerlo. Corren por los estrechos pasos, soldados, esclavos y aldeanos por igual, todos son iguales ahora. Todos luchando por encontrar su camino a través de las sombras tenues de la puesta de sol mientras los arqueros Risar en los acantilados los acribillan uno por uno. El rastro de sangre y cuerpos se extiende en la distancia, hasta el pueblo minero en llamas que era su hogar.

Jadeando de miedo, el aliento sabe a cuprum, el procurador Albinus da Mercato apenas puede sostener un pensamiento coherente. La flecha entra profundamente en la carne de su brazo izquierdo, clavando su punta en él. La prenda una vez dorada ahora se aferra húmedamente a su cuerpo, desigual y manchada con la sangre de los muertos. Se escuchan infinidad de gritos detrás de él, pero no se atreve a mirar atrás. Él sabe que su única posibilidad de supervivencia es alcanzar los refuerzos Tindremicos, pero ¿y si ninguno de sus emisarios lograra sobrevivir? «¡No!» no debe permitir esos pensamientos. Visualiza los colores rojo, blanco y negro, deseando desesperadamente que aparezcan. Abre los ojos hinchados, tambaleándose de dolor y rezando para ver un ejército que no aparece. Su estómago se revuelve mientras se balancea, luchando por mantener los pies, luchando por poner a su gente a salvo. ¿Seguramente existe la seguridad? Debe haber esperanza. «¡Por supuesto!» El ejército estará esperando en el valle debajo de Nereb Madgulu; Deben estar allí. Los Risar temen a la gran torre de vigilancia de Huérgar, y recuerda haber escuchado a un soldado decir una vez que el valle es un lugar ideal para un ejército defensor. El pensamiento le da fuerza y ​​propósito. Simplemente tienen que llegar allí antes de que sea demasiado tarde.

En el valle, Kentarch Isaios aprieta los puños con rabia ante las caras de piedra que se burlan de él desde debajo de la torre de Nereb Madgulu. Su garganta está cruda por los gritos, suplicando ayuda desde la torre de arriba, sin embargo, en el fondo sabe que no habra respuesta. Su frágil alianza con los Huérgar se había roto más de un siglo antes, incluso antes del Conflux, y las puertas de Gal Barag habían permanecido cerradas al mundo exterior desde entonces. Por lo que sabía, bien podrían estar muertos. Incluso si no lo estaban, ¿por qué responderían repentinamente a un insignificante Kentarca que gritaba desde el pie de una torre que probablemente había sido abandonada antes de que él naciera? La torre puede ser el foco de su furia, pero no la causa. Esa falla recaía en los pomposos funcionarios de la Tricapita, quienes seguramente deben haber sabido que el Huérgar no respondería. Seguramente lo sabían, a menos que fueran realmente tan ignorantes y egoístas que habían perdido todo contacto con la realidad del mundo fuera de los muros de Tindrems.

Comparte

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 + veinte =

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable MO Comunidad Hispana.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  sered.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad